Higinio González Calderón: Liderazgo, La clave para el cambio

Prof. Higinio González Calderón

Rector de la Universidad Autónoma del Noreste

 Por Mónica Ceballos

27/08/2010 – 04:00 AM

Saltillo, Coah.- El rector de la Universidad AuAutónoma del Noreste señala queue se trata de un proceso que requiere habilidades queue ayudan a crecer y ofrecer un bueuen servicio, todo basado en la experiencia que da la práctica

Hacer cambios en beneficio del servicio que se ofrece, de los estudiantes y de los profesores, es para el profesor Higinio González Calderón, rector de la Universidad Autónoma del Noreste, lo que significa liderazgo, “mucha gente cree que el liderazgo es estar en primer lugar de algo, no, el liderazgo es un proceso no una cualidad, requiere ciertas habilidades para producir cambios dentro de la organización”.

Profesor de segunda enseñanza, es decir que sólo cursó en la Normal Superior, González Calderón lleva nueve años al frente de la rectoría de la UANE y por lo mismo tiene una clara idea de lo que significa su puesto: “primero, tienes que liberar proyectos académicos que, constantemente, tienes que estar mejorando y creando nuevos proyectos; segundo, tienes que verificar que la operación de la educación se esté dando en el nivel de mejoramiento académico que tú quieres y que el modelo académico de la universidad siempre esté operando como fue diseñado o lo más cerquita posible; ser rector significa que tienes que estar al frente de todas las negociaciones que se firman a través de convenios para amarrar tanto prácticas como servicio social, revisar el enfoque de las carreras a todas las necesidades de la comunidad y también tienes que administrar”.

Todo lo anterior es el camino para lograr el cambio más significativo de la UANE a lo largo de sus 35 años de existencia: la calidad académica, por la que trabaja a diario enfrentando los retos del entorno y los propios. Y es que se trata de la universidad privada más grande de Coahuila y que ya logró traspasar las fronteras interestatales al tener campus en Ciudad Juárez, Chihuahua, Monterrey, Nuevo León y Reynosa y Matamoros, Tamaulipas.

“La UANE crece en Coahuila porque fuimos ‘jalados’: en Torreón una universidad que había nacido junto con nosotros, prefirió cerrar y convertirse en UANE; en Monclova, un empresario, un empleado de Altos Hornos y un profesor de la universidad decidieron poner un plantel UANE ahí y ellos se echaron a cuestas el proyecto; en Piedras Negras no había muchas opciones de educación superior y también fuimos invitados por un patronato que tenía unas instalaciones de una secundaria y la querían convertir en una universidad; en Sabinas también fuimos ‘jalados’ por un grupo de personas de la comunidad, encabezados por el Presidente Municipal, que nos ofreció terrenos y un particular el edificio. Prácticamente el rápido crecimiento que se dio en Coahuila se debió a las necesidades que había de educación superior y a las pocas opciones que había”, señala.

El crecimiento en “casa” quizá pueda parecer lógico, pero haber incursionado en uno de los mercados más competitivos a nivel educacional en México es uno de los retos más importantes de esta universidad: “estamos compitiendo con muchísimas universidades públicas, privadas, grandes, medianas y pequeñas, unas muy buenas y otras no tanto, sabemos que vamos a crecer poco a poco y a largo plazo, pero Monterrey representa para nosotros una fuente de recursos calificados para todos nuestros programas de posgrado”.

Mejoramiento académico permanente, satisfaciendo las necesidades de la comunidad y las de los estudiantes, exigiéndoles –muy a pesar de algunos de ellos– que cumplan con los lineamientos para tener ese buen nivel académico que ellos mismos requieren, son las tres claves para definir el trabajo que se hace actualmente en UANE, un centro de estudios que tiene como ventaja el promover que el educando busque una opción de trabajo estable desde el quinto semestre de su licenciatura con el objetivo de aplicar en la práctica los conceptos que estudian en el aula.

Por eso los planes académicos están basados en las expectativas de las empresas, porque son diseñados bajo esa perspectiva, además de tomar en cuenta las necesidades sociales. Cuando se firma un convenio UANE busca varias cosas: que empleados y familiares de quienes trabajan en esas instituciones sean beneficiados por sus programas, que conozcan los planes de beca y la oportunidad para que sus estudiantes puedan hacer ahí sus prácticas profesionales o su servicio social y aprovechar sus instalaciones. Como es el caso del plantel de Ciudad Juárez, donde el plantel se encuentra en el centro de desarrollo tecnológico de Delphi. Esta filosofía de estudio y experiencia ha provocado que en 2009 el 8% de los alumnos el día de su graduación ya tuviera un trabajo, en 2010, en Saltillo, el 76% de los egresados ya estaba trabajando el día de su graduación.

El profesionista del futuro “Responder a las necesidades de su trabajo, aplicar sus conocimientos con experiencia, saber hacer muy bien su trabajo, ser eficiente, productivo y profesional para lo que estudió”, son las características que debe tener el profesionista del futuro según el rector González Calderón. “Tiene que tener un enfoque de aprendizaje y mejoramiento toda su vida, si cree que con lo que ya aprendió en la universidad, ya la hizo para siempre, está totalmente equivocado, además debe prevalecer en él una actitud de respeto, de cumplimiento, de alta responsabilidad sobre los compromisos que contrae”.

Y en esta perspectiva el profesor Higinio considera que no se debe sentenciar tan drásticamente a los “ni-ni”, ya que hay niños que se ven forzados a estar en esta situación por la difícil etapa económica por la que atraviesa la sociedad mexicana y mundial, que provoca que cientos de ellos tengan que abandonar la escuela hasta uno o dos años, “pero eso no significa que sean una generación perdida, entonces hay que analiza más a fondo el problema, sí habrá algunos de esos que no quieren hacer nada, pero no creo que sus papás los quieran mantener de por vida sin hacer nada”, opina.

En este sentido, considera que si las mejores empresas y las mejores instituciones no colaboran con las universidades, no ayudarán a generar los mejores egresados, “si los mejores hombres de la ciudad, los mejores expertos en una materia no apoyan ofreciendo sus conocimientos a las instituciones de educación superior, las universidades no pueden ofrecer los mejores egresados”, apunta.

El cumplimiento antes que nada Higinio González se dedicó durante 13 años a la política, luego de haber estado en una primera etapa de 14 años en la mencionada universidad, y en ese trabajo y en el actual no distingue mucha diferencia: “las dos van enfocadas a trabajar en beneficio de la sociedad con diferentes métodos, herramientas y programas, pero estás produciendo un servicio para la sociedad.

Tú sabes que cada vez que estás tomando una decisión estás hablando de algo que va a producir un bien en la sociedad, cuando fui diputado sabíamos que cada que vez que emitíamos un decreto que aprobábamos una nueva ley, estábamos proporcionando una nueva herramienta para que la sociedad se organice mejor”, comparte.

¿Su mayor satisfacción? “Cada vez que me encuentro en Soriana un egresado y me dice: ‘profe, ¿no se acuerda de mí? yo salí de la UANE’’’, esa es mi mayor satisfacción”.

Enfrentar los retos con soluciones prácticas y tener la facilidad para resolver problemas internos con rapidez considera que son las cualidades personales que contribuyen a realizar mejor su trabajo y se inclina por la enseñanza del cumplimiento como el valor más importante que debe transmitirse en la familia.

“No podría hablar de un valor, pero si me obligas a decirte uno para mi el primer valor que hay que aprender en la familia es el cumplimiento, si tú te comprometiste a algo, cúmplelo. Para mí es el primer valor que tiene que tener cualquier persona: cumplir con los compromisos que hace, por medio de ello logra también un cumplimiento ético. Cumplir es una herramienta de la honestidad y se puede aplicar en todos los aspectos: en la casa, en la escuela con los amigos, y además se puede medir; si los mexicanos fuéramos más cumplidos en todo lo que prometemos, este país estaría bastante bien, pero siempre tenemos pretextos para no cumplir y eso nos hace ser muy poco profesionales, muy poco responsables porque siempre le estamos echando la culpa a otros y nunca reconocemos nuestra responsabilidad sobre el cumplimiento que debemos tener sobre nuestras obligaciones”, afirma.

L os medios de comunicación, la gran influencia

Y mucho de culpa tienen los medios de comunicación en la propagación de una cultura negativa, a decir de González Calderón, “creo que hemos generado una cultura en el mexicano de nunca aceptar lo positivo, de no querer reconocer que alguien tiene un valor, ahora resulta que no somos dignos de tener una Miss Universo, ahora parece que Saltillo no era digno de tener un equipo bicampeón. No nos la creemos nosotros mismos y estamos acostumbrados a decir lo negativo de los demás y en eso influyen mucho los medios

Anuncios
Published in: on agosto 28, 2010 at 7:11 pm  Dejar un comentario  

DEJANDO HUELLA

CON ORGULLO PRESENTAREMOS ENTREVISTAS CON NUESTROS EGRESADOS QUE ESTÁN DEJANDO HUELLA……

Published in: on agosto 28, 2010 at 7:07 pm  Dejar un comentario